Robot Turtles Gigante en el aula #old

Como en muchos colegios, en el de mis #Piratas, concretamente en el curso del #Grumete, nos pidieron que los papis fuéramos a realizar talleres explicando nuestros oficios. Previamente los niños habían realizado un cuaderno con los oficios de cada padre y madre de la clase para conocerlos todos, pero se nos animó a realizar un taller voluntariamente para explicarles mejor como era nuestro trabajo y estar una tarde con ellos.

Yo tenía ganas de hacerlo, pero quería, además de explicarles algo de informática, transmitirles un poco de mi otra pasión: los juegos de mesa. Así que se me ocurrió una idea fantástica: llevar un juego que tratara sobre la programación y adaptarlo para el aula. Y tenía en casa #porculpadeJuls el juego perfecto → Robot Turtles, un juego en el que los niños tienen que dirigir a la tortugas hasta las gemas mediante unas cartas de movimiento, primero deciden que movimientos van a realizar, y después “el ordenador” se encarga de mover a la tortuga. Pero es mejor que entréis en el blog de BAM si queréis una super explicación del juego (ya os digo que yo lo compré gracias a ese artículo,jejeje).

Como es un juego de mesa para 4 jugadores (4 tortugas) y en la clase del #Grumete hay 22 niños, tenía que pensar algo para que pudiesen jugar todos, así que pensé que lo mejor que podía hacer es recrear el juego en grande para que todos disfrutaran de la diversión.

Imprimí las cartas de movimiento en A4, dorsales para que los niños fueran las propias tortugas, hice los diamantes en grande, y por último preparé en el suelo del colegio el tablero (con cinta aislante de colores).

El día de la presentación, después de hablarles un poco a los peques de qué era la informática, partes de los ordenadores y cosas básicas, pasamos a lo divertido: el juego.

Se dividieron en 4 equipos, cada uno de los cuales tenía una tortuga y un color: rosa, amarillo, azul y rojo. Les coloqué a cada uno una cinta del color de su equipo en la cabeza y el dorsal de la tortuga a uno de ellos (el cual iba rotando cada turno para que todos pudieran serlo). Aún sentados en sus sillas, dentro de la clase, les expliqué cada carta de movimiento y que podía hacer. También les dije que sí se habían equivocado en algún movimiento al siguiente turno podrían utilizar la carta de Bug para volver atrás.

Cada turno los grupos tendrían que elegir una carta y colocarla a su lado, para que el ordenador (o sea yo) moviese a la tortuga en esa dirección. Si ellos veían que estaban moviéndose en la dirección correcta al siguiente turno volverían a poner otra carta que todos decidiesen, el ordenador volvería a mover a su tortuga, y así hasta que la tortuga llegase a la gema. No quise utilizar ningún obstáculo para no complicar la cosa ya que al ser tantos niños ya se nos iba ha hacer largo ir turno por turno eligiendo el movimiento por equipos, así que lo dejé en modo fácil.

Lo pasamos genial, los niños cogieron la mecánica a la primera, y se divirtieron mucho haciendo que sus tortugas se movieran por el tablero, incluso provocaron que algunas hicieran movimientos erróneos para poder utilizar la carta de Bug que aún no habían utilizado. Unos cracks!!

En el colegio ya me están pidiendo nuevos juegos, tendremos que pensar alguna cosilla para volver. ¿No creéis?

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s